Comidas & Bebidas

Suculento bizcocho de chocolate: ¡Comer sano no tiene que significar renunciar al postre!

Divino y saludable, ¿dos palabras que nunca creerían que van juntas? Pues si es posible. Muchos pueden admitir que son amantes del chocolate; disfrutan de las sensaciones cremosas, dulces, de cómo se funden en su boca, pero los postres chocolatosos están llenos de azúcar, jarabe de maíz de alta fructosa e ingredientes artificiales que dejan nuestros cuerpos sintiéndose insatisfechos. En los últimos cuatro años, los postres basados ​​en vegetales crudos han sido mi favorito ya que son opciones ligeras y gratificantes. Con frutas, nueces e ingredientes naturales, ¡este cremoso bizcocho de chocolate no lo dejará sintiéndose culpable!

Comience haciendo la masa, agregando las almendras y la sal a un procesador de alimento y mezclando hasta que quede bien molido. Añada los dátiles, la vainilla y el aceite de coco, y mezclar hasta obtener una consistencia cremosa. Extienda la masa en un molde para pastel y dejar congelador por unos minutos.

El secreto de un buen bizcocho de chocolate es su relleno. Haga de este uno exquisito con solo unos simples ingredientes. Combine los cajuiles remojados (desechando el agua y dándoles un enjuague rápido) con agave y polvo de cacao en una batidora de alta velocidad. Una vez que se forma una consistencia cremosa, agregue el aceite de coco y mezcle bien. Retire la base del congelador y cubra con el relleno, y congele por otras 3 horas.

Para la cubierta, derrita el chocolate negro a baño maría. Revuelva el chocolate y agregue gradualmente la leche de almendras. Como resultado tendrá un rico glaseado. Deje enfriar antes de cubrir su bizcocho. Congele por unos 30 minutos más. Nada le da la bienvenida a otoño como un cremoso bizcocho de chocolate y nuez. ¡Disfrute!

Receta:

Para la masa:

  • 1 taza de almendras
  • ½ taza de datiles (en remojo o frescas)
  • 1 cucharadita de aceite de coco
  • 1 cucharada de vainilla (es mejor si utiliza polvo de vainilla real)
  • pizca de sal

Para el relleno:

  • 3 tazas de cajuiles (remojar en agua durante 3-6 horas)
  • 1/3 taza de aceite de coco
  • 2/3 taza de agave
  • 1 taza de polvo de cacao

Para la cubierta:

  • Aproximadamente 1 taza de chocolate negro natural o una de chocolate oscuro para cocinar
  • ⅓ de taza de leche de almendras
  • Opcional: más chispas de chocolate y macadamia

Gracias a Martina Avanzini de Pinto y Lauren Llenas (Fotografía)

* Este artículo fue publicado previamente en nuestra revista hermana Casa de Campo Living Otoño 2017.

Tienes un evento el cual te gustaría que promoviéramos o cubriéramos?

CUENTENOS TODO!

Próximos Eventos:

To Top