Casa de Campo Living @es

La comunidad de Casa de Campo comparte recuerdos entrañables con Ruth Grossman

ruth grossman

This post is also available in: Inglés

ruth grossmanRuth Grossman y su esposo Bernie, llegaron por primera vez a Casa de Campo a principios de los años ochenta, convirtiéndose en las siguientes tres décadas, popular y amados miembros de la comunidad que, por medio de su pasión por el arte y buenos corazones, realmente hicieron una diferencia. Hoy, luego del fallecimiento de Ruth el 1 de mayo de 2012, compartimos con ustedes la historia de esta increíble dama que tocó la vida de tantas personas.

 

ruth grossman

La siguiente historia ha sido creada con la ayuda de Patti Rambesek y numerosos miembros de la comunidad de Casa de Campo. Así que, en la medida de lo posible, hemos dejado que las palabras de sus amigos, sean las que cuenten su historia.

En memoria de Ruth Grossman

Bernard y Ruth Grossman arribaron a Casa de Campo a principios de los años ochenta, hace casi 30 años , en un hermoso apartamento con vistas al Río Chavón, un apartamento que pronto se convirtió en un hogar y punto central para muchas reuniones de la comunidad de Casa de Campo.

«Ruth, siendo una activa anfitriona, realizaba con frecuencia cenas y fiestas en su apartamento frente al Río Chavón, en donde sus invitados disfrutaban del espectáculo de garzas volando sobre el río hacia su punto de descanso en las noches. Sus fiestas del día de San Valentín de cada año son memorables para los borscht y blintzes.» — Patti Rambesek

«Sus cenas y eventos eran siempre agradables, un momento en que todos disfrutabamos de buena comida y conversaciones fabulosas». — Stephen Kaplan

Durante su tiempo en Casa de Campo, la divertida y amorosa pareja disfrutaba del tenis y el golf junto a sus amigos y pronto se enamoraron, no solo de Casa de Campo, también de la República Dominicana, su gente, cultura y arte.

«Ruth amaba el arte y a los artistas, adoraba dar clases y nutrir a los demás de éste. Veía a personas que eran invisibles para los demás. Esta era una mujer que creía en las personas, que amaba al país y a las personas de la República Dominicana… e hizo tanto por ellos». — Stephen Kaplan

Con el paso del tiempo, Grossman tenía una impresionante y amplia colección de arte dominicano, que incluía pinturas de  Prats Ventos, Vergilio Menéndez, Severino, Merla y otros. Entre los artistas que trabajan en distintos medios, José Ignacio Morales, “El Artistico”, atribuye su decisión de producir arte decorativo, una de las más importantes de su vida, al apoyo y empuje que recibiera de Grossman. Las fantásticas esculturas de «El Artistico», establecido en La Romana, ahora pueden ser vistas en distintos lugares de Casa de Campo, convirtiéndole en uno de los artistas más populares dentro de la comunidad de Casa de Campo.

«There was the help she always was there to give, the advice and encouragement. Her support went to, now well-established, Jose Ignacio (El Artistico) as he took his first steps to become an internationally recognized craftsman, to Jorge Caridad’s fledgling move into the sophisticated world of jewelry design and to the English lessons she lovingly provided for the girls at the Hogar del Niño.» — Stephen Kaplan

ruth grossman

Tal y como mencionara Kaplan, otro de los jóvenes dominicanos que se vieron beneficiados de las atenciones de Ruth fue Jorge Caridad, egresado de la Escuela de Arte y Diseño de Altos de Chavón. Gracias al apoyo de Ruth, hoy Jorge es el dueño del Museo del Ambar y Larimar, con tiendas en Altos de Chavón y en Santo Domingo.

«Es difícil imaginar Pittsburgh y nuestra maravillosa comunidad de Casa de Campo sin ella. Pero Ruth continúa viviendo en nuestros corazones….» — Patti Rambasek

Inspirados por la dedicación, pasión y amor de Ruth por el arte de la República Dominicana, sus numerosos amigos y familiares, han establecido la «Fundación de Becas Ruth B Grossman», en honor a ella, la cual tiene el propósito de dar la oportunidad  a estudiantes de la Escuela de Altos de Chavón, de seguir sus sueños y desarrollar sus talentos, que al final, contribuirán a enriquecer y servir a las necesidades artísticas de la República Dominicana.

Por favor, envíe sus contribuciones a:

The Ruth B Grossman Scholarship Fund
Altos de Chavon School of Design
Apartado Postal 140
La Romana
Dominican Republic

o a:

The Ruth B Grossman Scholarship Fund
Altos de Chavon School of Design
66 Fifth Avenue, Room 819D
New York, NY 10011

ruth grossman«Ruth era mucho más que una vecina, era una gran amiga que siempre nos dio una cálida bienvenida a su hogar.  Era una persona de pensamientos independentistas, libre.. jovial. Será extrañada, pero su espíritu permanecerá presente por siempre en todos aquellos que tuvimos la fortuna de conocerla y amarla».

— Raul Miyar

ruth grossman

“Ruth fue una persona que se entregó por completo. Se entrego a su familia, a la comunidad y a sus amigos. Era una gran amiga y la voy a extrañar. Dejó un legado de alegría y buenos recuerdos».

— Phyllis Berney

ruth grossman«Estoy muy triste y la extraño inmensamente, era una mujer fabulosa con quien pude compartir momentos fascinantes de la vida. Ruthie tenía una mente muy abierta y solíamos pasar mucho tiempo conversando sobre temas profundos e interesantes. Ella grababa CD’s para mí de antiguos temas cubanos, uno de sus favoritos, Nat King Cole con canciones en Havana. Ella amaba verme bailar aquí en Casa de Campo cuando Riomarina estaba abierto. Ella amaba bailar. Ruth está siempre en mi corazón». 

— Bibi León

patti rambesek

«A Ruth y a Bernie les conocimos por primera vez en una inauguración en la galería de Altos de Chavón en 1986. Vivíamos en Cleveland en aquel tiempo y acabábamos de comprar nuestra villa. La próxima vez que les vimos fue al año siguiente en el aeropuerto de San Juan, en donde esperamos largas horas esperando por nuestro vuelo hacia la República Dominicana. Allí en esas horas, sentamos una base sólida a lo que por años fue una bella amistad.

Un par de años después, Ruth y Bernie vinieron a Cleveland para nuestro torneo de golf en el que Ruth ganó el closest to the pin en un retador par 3. Y cuando los Grossman abrieron su galería de arte dominicano en Pittsburgh, fuimos a la celebración inaugural. Poco tiempo después, Rick tomó un empleo con Blue Cross en Pittsburgh. Para mí, la mudanza fue un tanto difícil porque implicaba dejar atrás a la familia y amigos de años. Por fortuna, los Grossmans ya eran grandes amigos nuestros. Nunca olvidaré la ternura y amabilidad de Ruth, haciéndonos sentir como en casa y como parte de su familia. Desde 1996, hemos sido incluidos en todas sus festividades judías y eventos importantes de la familia. 

Es difícil imaginar Pittsburgh y nuestra maravillosa comunidad de Casa de Campo sin ella. Pero Ruth continúa viviendo en nuestros corazones….«

— Patti Rambasek & Rik Laird

stephen kaplan«Ruth Grossman, la extraño. Alegre, poco ortodoxa, dogmática, sabia y maravillosamente cálida, esta increíble mujer no cabía en el molde. Desde su infancia en las fronteras de Texas, hasta la hospitalidad que brindó a tantos dominicanos, Ruth no era alguien común.

Siempre dispuesta a ayudar, a dar consejos y a impulsar a los demás a la realización de sus sueños. Su apoyo lo brindó al ya establecido, José Ignacio (El Artístico) cuando buscaba dar sus primeros pasos para darse a conocer internacionalmente por sus creaciones, a Jorge Caridad al incursionar en el sofisticado mundo del diseño de joyas y las lecciones de inglés que con amor, impartía a las niñas del Hogar del Niño. 

Ruth amaba el arte y a los artistas, adoraba ldar clases y nutrir a los demás de éste. Veía a personas que eran invisibles para los demás. Esta era una mujer que creía en las personas, que amaba al país y a las personas de la República Dominicana… e hizo tanto por ellos.

Sus cenas y eventos eran siempre agradables, un momento en que todos disfrutabamos de buena comida y conversaciones fabulosas. Se ha ido y ha dejado un gran vacío en mi corazón, pero el recuerdo de ella está vivo y su gran obra es un legado». 

— Stephen Kaplan, Rector de la Escuela de Arte y Diseño de Altos de Chavón

Para culminar, compartimos con ustedes un hermoso escrito de Alice, hija de Ruth Grossman, quien luego de escuchar sobre este tributo a su madre, quiso mostrar su gratitud a todos aquellos que amaron a Ruth durante su tiempo en Casa de Campo.

ruth grossman«Solo me gustaría decir que, para mí, fue increíble ver cómo mi madre creó una nueva vida en la República Dominicana. Tuvo tantos amigos cercanos y causó un gran impacto en la vida de muchas personas. Fuer hermoso saber que cuando estuvo allí, sola, luego del fallecimiento de mi padre, estuvo rodeada de tanta gente que la amaba. Trajo mucha alegría a la vida de sus amigos y mi familia la pasó increiblemente con ella en la República Dominicana y siempre tendremos recuerdos entrañables de aquellos momentos con ella».

— Alice Grossman

To Top