Casa de Campo Living @es

Flores en Casa de Campo #2: Hibiscus

hibiscus plant

This post is also available in: Inglés

rose hibiscus1

¡Hola lectores de Casa de Campo Living! Bienvenido a nuestro segundo artículo de la serie de publicaciones «Flores en Casa de Campo», en la cual veremos los diferentes tipos de plantas que se encuentran en todo el complejo de Casa de Campo. ¡Hoy les traemos el hibisco que es uno de nuestros favoritos!

El hibisco produce hermosas flores cuando se mantiene adecuadamente. Tolera varios climas y requiere suelo preparado que sea rico en nutrientes. Los hibiscos crecen bien cuando se plantan con otros arbustos, pero prosperan cuando se plantan solos donde pueden todo el suministro de luz solar, agua y alimentos.

Esta flor tiene más de 220 especies que derivan de la familia Malvaceae y generalmente se encuentra en ambientes cálidos. La especie que se encuentra más típicamente en la República Dominicana se conoce como «Sangre de Cristo» o «cayena» (hibiscus rosa-sinensis), y se considera un símbolo nacional el cual las mujeres a menudo usan como adorno para el cabello en los días festivos nacionales. Aquí en Casa, las flores de hibisco se pueden ver en rosa neón y naranja alrededor del hoyo # 5 del campo de golf Links, y también hemos visto «Sangre de Cristo» en el Teeth of the Dog y Altos de Chavón.

EL HIBISCO

  • Los hibiscos son plantas perennes que alcanzan alturas de hasta 8 pies.
  • La hoja de hibisco crece entre 2 y 3 pulgadas de largo y, a menudo, tiene tres lóbulos con forma de diamante u ovalada, según la especie.
  • El hibisco produce flores que varían en colores desde el rojo, el rosa y el blanco a fines del verano y principios del otoño.
  • Las flores crecen tan grandes como un plato de papel, alcanzando 6 pulgadas de diámetro.
  • El hibisco crece mejor en lugares que ofrecen luz solar completa a un poco de sombra con abundante humedad.

Este es el segundo artículo de nuestra serie “Flores en Casa de Campo”, en futuros artículos puedes esperar leer sobre: ​​la Viña de Jade, la Mantequilla, el «tu y yo» ¡y mucho más!

* Este artículo fue escrito originalmente por Daniela Medina

To Top