Arte y cultura

Populares juegos tradicionales que los niños ya no juegan

Los niños en estos días tienen tantas cosas disponibles para ocuparse del aburrimiento, parece que los días del avioncito y el “topao” se han ido. Rara vez ves niños en un parqueo o en un gran jardín jugando hasta la puesta del sol. Este artículo fue publicado por primera vez en la edición de primavera de 2018 de la revista Casa de Campo Living, en él nos ponemos nostálgicos recordando los divertidos juegos de la vieja escuela con la esperanza de inspirar a los niños a salir ¡y jugar unos a otros!

Hay muchos juegos tradicionales que los niños de esta generación no conocen gracias a la tecnología. La tecnología tiene sus ventajas cuando se maneja de forma adecuada, pero en la mayoría de los casos se ha apoderado de la vida de nuestros hijos, es importante tener un equilibrio saludable entre la tecnología y los juegos. La mayoría de los niños no conocen la alegría de volver a casa, terminar la tarea y salir a la calle para pasar tiempo con los amigos. Uno de mis mejores recuerdos al crecer es cuando jugaba con mis primos en el campo. Crecí en Altos de Chavón, en un tiempo en que no había muchos niños y no tuve la oportunidad de jugar al aire libre muy a menudo, ¡así que ir a casa de mis abuelos en el campo era increíble! Siempre he querido que mi hijo a viva esa misma experiencia. Jugar al aire libre ayuda a los niños a aprender cómo vivir y compartir con los que le rodean. Ahora, cada vez que vamos a la casa de familia, mi hijo juega los mismos juegos con sus primos que yo solía jugar. Muchos de los que consideramos nuestros juegos tradicionales también se juegan en varios países. ¡Hoy hablaremos de tres de los muchos juegos que solíamos jugar cuando éramos niños!

Avioncito

Avioncito, placa o yun – es un juego de patio jugado por los niños (y algunos adultos alegres) en todo el mundo. Para empezar, se debe dibujar un “avión” en el suelo. Se dibujan nueve cuadrados con tiza y deben ser lo suficientemente grande para que quepa un pie y en la parte superior se dibuja un círculo grande. Luego estas son numeradas del uno al diez. El jugador debe lanzar una piedra plana, en la primera casilla sin tocar las líneas. A continuación, el jugador debe saltar sobre el cuadro y a través del “avión” y regresar de nuevo a recoger su piedra. Siempre hay que mantener los pies en el interior de los cuadros; si pisa en una línea, salta en la casilla incorrecta, o sale de la plaza, se pierde el turno. Una vez que termine, se pasa el marcador a la siguiente persona. Si completa el trayecto con su marcador en el primer cuadro (sin perder su turno), entonces debe tirar el marcador en segundo cuadro en el siguiente turno. El objetivo es completar el trayecto con el marcador en cada cuadro. La primera persona en hacer esto, ¡gana el juego!

El pañuelo

Para jugar a este juego, se forman dos equipos, a ser posible con el mismo número de jugadores y se colocan a una distancia determinada el uno del otro situándose tras una línea. Luego se le asigna un número a cada jugador del grupo. En el centro del campo, equidistante de los dos equipos, un jugador sostiene un pañuelo y grita un número al azar. El jugador con ese número debe correr y tomar el pañuelo antes que su rival, y llevarlo a su grupo sin ser tocado por el otro jugador. Si lo logra, el equipo anota un punto; pero si lo toca, el punto va al otro equipo. El equipo que logra tener diez puntos gana.

“Un, dos, tres, mariposita linda es”

Un grupo de niños se coloca en la línea de salida. El niño que “se queda” se sitúa en el otro extremo, en la línea de meta, con la espalda al grupo. Este tiene que gritar, “Un, dos, tres, mariposita linda es” y dar la vuelta para hacer frente al grupo. Cuando el niño está de espalda, los jugadores deben correr hacia la línea de meta, pero, tan pronto como el niño termina de decir: “Un, dos, tres, mariposita linda es” y se da la vuelta hacia el grupo los jugadores deben “congelarse”. Cualquier jugador atrapado en movimiento debe volver a la línea de salida. El juego continúa hasta que alguien llega a la meta. Ese niño gana y es el que “se queda” en la próxima ronda.

  • ¡Un agradecimiento especial a los niños y padres de Chavón por ayudarnos con las fotos!
Tienes un evento el cual te gustaría que promoviéramos o cubriéramos?

CUENTENOS TODO!

Próximos Eventos:

To Top